Las (re)apropiaciones silenciosas de las cosas